• Armando Murray

CON GRAN ENTUSIASMO SE FESTEJA EL ASCENSO DEL ATLÉTICO SAN LUIS


La avenida Carranza se empantanó de hinchas que a pie festejaron en grande, lo mismo el paso por la Alameda Juan Sarabia, Himno Nacional, bueno en varias calles los amantes al balompié, niños, jóvenes y adultos, hicieron gala de una buena garganta, unos otros enfiestados por los elíxires arreglaron sus diferencias con los puños, eso sí, mucho mejor que la pelea de Saúl "Canelo" Álvarez y el estadounidense Jacobs por mucho.

Pasaron seis años para que los potosinos volvieran a tener la mayor euforia que solo el futbol ocasiona, la vibración de gritar un gol a pecho abierto, recordando los ya históricos tantos de Marcelo de Faria, Ignacio Mendoza y José Enrique García en aquel 26 de mayo de 2002, o el de Ariel González en 2004 que firmó de nueva cuenta el regreso al máximo circuito en 2004. Ahora fue Unai Bilbao el que escribió la historia en el tercer ascenso de la última época.

La fiesta no tanto alegre en las gradas del estadio, sí lo fue en las calles de aficionados que no encontraron ese boleto ansiado, pero que no impidió estar al pendiente del partido. La Plaza de Fundadores inundada de seguidores, en la Plaza Principal de Soledad fue lo mismo, gracias a las pantallas gigantes. La del municipio de la capital falló, no pagaron, lo que provocó grandes molestias a los televidentes.

Ahora en 5 de mayo de 2019, los casi 27 mil espectadores que se dieron cita al inmueble de la colonia Valle Dorado enfundados con la playera del "Atleti", comiéndose las uñas, gritando cada falta en reproche al árbitro central Edgar Ulises Rangel Araujo, bebiendo, comiendo y dando instrucciones como todo un estratega de balompié, tuvieron que aguantar 90 minutos de tiempo reglamentario, más 12 del primer tiempo extra para soltar su cerveza, bañar al vecino de butaca, y gritar a todo pulmón el único tanto del encuentro.

El frenesí fue tanto que, a pesar de que el sonido local les recomendó no agredir a Diego Armando Maradona, el hincha que, de quien sabe dónde, gritó más fuerte el insulto que se hizo famoso en la primera final entre "Atleti" y Dorados "se la come, Maradona se la come" en señal de que no le importó nada al lograrse el objetivo de regresar al máximo circuito del futbol mexicano.

El triunfo de los "Colchoneros Potosinos" hizo olvidar, en por lo menos unas cuatro horas, la ola de violencia que sacude la ciudad, de los compromisos escolares, del hogar, del trabajo, pero valió la pena este que sin duda fue un desahogo monumental que solo el balompié puede lograr en el ser humano.

Las cumbias como aquella muy movida de nombre Marisol y que cantan Los Reyes fue la que más sonó a la salida del estadio Alfonso Lastras Ramírez, que al igual que el gol de Unai Bilbao quedarán para la historia del futbol potosino, y lo más importante, que deja en el olvido aquel horroroso

28 de mayo del 2013, cuando desapareció el futbol de primera en San Luis cuando se mudó al Estado de Chiapas, gracias a los mal queridos señores Chargoy que se lo llevaron por su mal manejo.

#ADSLCAMPEON #DORADOS #Finalascensomx

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Google+ Social Icon
  • YouTube Social  Icon
Contáctanos al teléfono 4441421536